Mascarillas caseras para una piel joven y radiante

Te mostraremos una variedad de , las cuales la puedes elegir de acuerdo a tus necesidades. Asimismo, las mujeres que tengan la piel grasa, pueden aplicar mascarillas tres a cuatro veces por semana, y para las sensibles, sólo dos veces al mes. Un consejo de belleza adicional, mientras las mascarillas aportan sus y a tu piel, aprovecha para aplicarle una crema o gel a tus y párpados.
Cinco consideraciones a tener en cuenta con las mascarillas caseras
  • y : mientras actúa la , puedes aprovechar el tiempo para las zonas donde no ha sido extendida. En los ojos, aplícate unas gotas de colirio y dos rodajas de patata, que son antiinflamatorias, y en los labios un cremoso brillo protector y la crema humectante que utilizas habitualmente.
  • Pieles secas: el aceite de almendras es nutritivo y suavizante para pieles secas. Puedes incorporar un poco en cualquiera de las mascarillas caseras aunque no figure en la fórmula, pues ayudará a combatir la sequedad de la piel.
  • Mascarillas caseras súper rápidas: si no hay nada en la casa para preparar una, corta rodajas de pepino y aplícatelas sobre la cara durante 10 minutos, para recuperar el fresco brillo de tu piel.
  • Mascarillas nocturnas: las mascarillas nutritivas o hidratantes es más conveniente aplicarlas por la noche, antes de ir a dormir, para que sus efectos revitalizadores se prolonguen durante las horas del sueño.
  • en los ojos: mascarilla instantánea, mezcla a partes iguales clara batida a punto de nieve y glicerina líquida, aplica y deja secar. Retirar con agua tibia y utiliza tu crema habitual y tu tapa ojeras. El resultado es asombros

 

Mascarilla para piel grasa: Mezclar una cucharada de , con una cantidad suficiente de té concentrado de bardana. Aplicar sobre y dejar actuar durante 10 minutos. Retirar con abundante agua tibia.

Mascarilla purificante y rejuvenecedora: permite devolverle a la piel su elasticidad y color natural. Para ello vamos a necesitar una cucharadita de algas azules en polvo (espirulina) que lo mezclaremos con una suficiente cantidad de agua o gel neutro y aplícalo sobre el cuello y rostro haciendo suaves masajes durante unos 3 minutos. Dejar actuar por 10 minutos y retirar con abundante agua tibia. Ideal para pieles maduras u avejentadas.

 

mujeres

 

Mascarilla para pulir y dar luminosidad a la piel: mezclar una cucharada de azúcar, 8 gotas de limón y media cucharada de aceite de olivo. Aplicar sobre zona a tratar, ya sea en la piel del rostro o cuerpo, mediante suaves masajes ascendentes con la yema de los dedos. Luego retirar con abundante agua tibia, pero lo ideal sería limpiarlo con una suave toallita humedecida en agua tibia.

Mascarilla hidratante y rejuvenecedora: mezclar bien la pulpa de una palta madura con unas gotas de aceite de oliva, hasta formar una crema. Seguidamente aplicar sobre el rostro y cuello durante 15 minutos. Retirar con agua tibia.

Mascarilla restauradora o revitalizadora: tras la exposición a los rayos solares, nada mejor que colocar sobre la cara, frescas y frías rodajas de tomate, con cuidado de no tocar los ojos. Déjalo actuar como mínimo 20 minutos, luego retira las rodajas de tomate y enjuaga la cara con agua fresca.

Mascarilla ideal para antes de tomar el sol: extraer el jugo de una zanahoria y aplicar en el rostro y cuerpo. Inmediatamente exponerse al para incrementar el bronceado. Pero, si no desea broncearse, no salga al sol y déjelo actuar por unos minutos y verá que dejará a su piel suave y reluciente.

Articulos Relacionados

Comentarios cerrados.

Facebook

Twitter

Google Plus